Lo que necesitas saber sobre el solsticio de verano

Acaba de producirse un evento singular: El solsticio de verano. Es el día en el que el sol se encuentra a la máxima altura desde el punto de vista de un observador situado en el Polo Norte. En términos prácticos, el día del solsticio de verano se corresponde con el día con más horas de luz del año.
El solsticio está presente en todas las culturas y épocas: la tradición de celebrar la Fiesta de San Juan el 24 de junio está seguro relacionada con el solsticio. En Stonehenge se han concentrado 10.000 personas para ver cómo los rayos de sol en este día tan señalado aparecen por encima de la Heel Stone y se dirigen precisamente hacia el centro del círculo.stonehenge-2226060
En Gran Canaria también hay evidencia de que los pueblos primitivos concedían importancia a este día singular: La cueva de Risco Caído «constituye un marcador solsticial y equinoccial extremadamente complejo y singular en su concepción y construcción».
_risco_285d0dec
Sabemos también que la tierra gira alrededor del sol describiendo una órbita elíptica de modo que el sol se mantiene en uno de los focos de la elipse. Este es el llamado movimiento de traslación de la Tierra. Habitualmente la representación de la órbita de la tierra es una elipse bastante exagerada. Esa representación que estamos acostumbrados a ver nos hace pensar, erróneamente, que en verano estamos más cerca del Sol y por eso hace más calor, pero no es así.
A pesar de eso, sí es cierto que el momento en el que la Tierra y el Sol están más próximos, el afelio, se produce cerca del 4 de julio (en verano), pero lo determinante es el ángulo de inclinación del eje terrestre, que es de unos 23,5º con respecto al plano que describe la órbita de la Tierra alrededor del Sol. Si no estuviera inclinado el eje los dos hemisferios de la Tierra tendrían más o menos la misma cantidad de luz solar. Esta inclinación hace que en los solsticios cambie el papel que juega cada hemisferio. Estamos diciendo que acabamos de entrar en el solsticio de verano, cuando en realidad es cierto solo para el hemisferio norte, donde está situada España. Si estuviésemos en un lugar del hemisferio sur habríamos empezado el invierno.
Traslación
Visto desde el hemisferio norte, el eje de rotación de la Tierra apunta más o menos hacia la estrella Polar, lo que nos proporciona una forma de orientarnos en la noche. Eso funciona en la actualidad, pero la posición del Sol frente a las estrellas no es siempre la misma, aunque cambia tan levemente que no lo apreciamos: el ciclo de cambio se traduce en 26.000 años. De todas estas cosas se dio cuenta Hiparco de Nicea (190 a. C.- 120 a. C), quien además hizo un catálogo de estrellas e «inventó» la trigonometría, precisamente para medir estas variaciones en los ángulos que le interesaban en sus cálculos astronómicos. Hiparco también dividió el día en 24 periodos de igual duración: las horas, y esa división sigue utilizándose en la actualidad.
La estación durará 93 días y 15 horas, y terminará el 23 de septiembre, con la entrada del otoño, según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional, perteneciente al Instituto Geográfico Nacional.
 

FUENTE: Fernando Blasco ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *