Los 10 cuentos que a todos nos han contado alguna vez

Hoy en el blog de la Academia, queremos retroceder a la infancia, recordando aquellos cuentos que nos han leído o contado a todos, cuando éramos pequeños antes de ir a dormir. La mayoría de estos recopilados y adaptados por los hermanos Grimm y algunos llevados al cine por Disney.

Son aquellos maravillosos cuentos para soñar, los que te hacían reír, imaginar, convertirte en un héroe, en un príncipe o en un mago. De los cuales hoy hemos hecho una recopilación para recordarlos y volver a soñar.

La Caperucita roja. La protagonista una niña inocente y soñadora que cuida a su abuelita enferma. Se encuentra engañada por un lobo feroz. Cuento con una gran moraleja, para no confiar en lo desconocido, fomentando el valor de la prudencia. El primer autor en recopilar este cuento fue Perrault en 1697. Y unos años después los hermanos Grimm, los que hicieron del  cuento una leyenda universal.

El Flautista de Hamlin. Cuenta la historia que una preciosa ciudad fue invadida por los ratones, por lo cual el alcalde tuvo que ofrecer un saco de monedas a quien consiguiera quitarlas. El protagonista, un flautista, sonó la flauta y todos los ratones desaparecieron, pero el alcalde no le entrego las monedas; así inicia el relato. Transmitiendo lo malo que es mentir y no cumplir con lo prometido.

El príncipe rana. Explica el cuento que un rey tenía 4 hijas, y la menor la más bonita y juguetona estaba un buen día al jardín jugando con una pelota de oro, la cual le cayó en el pozo. Una ranita a cambio de ser su amiga le sacó la pelota, pero la princesa huyó de ella. Hasta que su padre se enteró de lo sucedido y hizo que su hija cumpliera con su promesa. Es este el cuento en el que la rana se convierte en un príncipe y el que nos quiere enseñar a cumplir con lo prometido y respetar los demás.

El patito feo. Un patito negro nace entre los huevos de una pata, la cual no lo quiere ya que no es amarillo y regordeta. Entonces huye a una granja, de la cual también acaba huyendo; triste para encontrar su hogar, lo encuentra descubriendo que es un cisne precioso.  Es un cuento que no enseña a no tener prejuicios ni juzgar por el aspecto de los demás.

El lobo y las siete cabritas. Una cabra que tenía siete cabritillas traviesas. Y un día las dejo solas para ir al bosque en busca de comida; mientras un lobo observó que la madre se iba, quiso engañarlas para poder comérselas, haciéndose pasar por su madre. El cuento enseña la importancia de la obediencia hacia la madre, valorando también la prudencia y responsabilidad.

Hansel y Gretel. La aventura de dos hermanos que tuvieron que marcharse de su casa, con su astucia y colaboración consiguieron seguir adelante, enfrentándose a una bruja y otras adversidades. No demuestra cómo el ingenio y el trabajo en equipo puede superar cualquier obstáculo.

La Cenicienta. Una historia de amor y magia, donde una chica tiene que convivir con su madrastra y hermanastras, las cuales la tratan mal. Un buen día, el príncipe de su pueblo hace una fiesta para encontrar la chica de su vida, Cenicienta, la protagonista, desolada  porque no podría asistir, le apareció una hada madrina, la cual la ayudará a lo largo del cuento. La historia no hace valorar la bondad y esperanza que transmite el relato y por supuesto el mito del príncipe azul.

La ratita presumida. Narra la historia de una ratita muy guapa y creída, que un buen día se compró un lazo para su cola, y todos los animales querían casarse con ella. La ratita quería el caballero más guapo, y eligió al gato blanco, el cual quería comérsela, pero fue salvado por el ratón, al que había rechazado. Nos da una lección sobre no confiar solo de la apariencia, ya que muchas veces engaña.

Los tres cerditos. Tres hermanos cerditos que se marchan de casa a buscar fortuna. Una vez fuera se construyen una casa cada uno, el pequeño de paja y el mediano de madera, para terminarla con poco tiempo y poder jugar, en cambio el mayor de los hermanos de ladrillos para que sea resistente. Hasta que un día apareció el lobo que quería comérselos, y solo la casa del mayor resistió a este. El cuento enseña como lo más fácil muchas veces no es lo mejor y también a valorar la opinión de los mayores, que acostumbran a saber más.

Esperamos haberos traído buenos recuerdos y ver cómo todos esos cuentos nos aportan grandes moralejas para el día a día. Par finalizar, preguntaros: ¿Cuál de estos es vuestro favorito? ¡Saludos des de la Academia!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *