¿Adiós a las asignaturas?

mano-alzada

¿Asignaturas o proyectos? ¿Qué es mejor dos horas escuchando paso a paso lo sucedido en la edad media o recrear la edad media mediante actividades? Hoy en la Academia queremos valorar una alternativa al sistema educativo actual, que son los proyectos como método de enseñanza. Como muchos habréis oído una forma de aprendizaje más dinámica y motivadora para los alumnos.  

Hemos cambiado nuestras formas de trabajar en casi todos los ámbitos, implementando la tecnología o alternativas más dinámicas y efectivas. Pero, ¿qué pasa con la educación?, ¿ha cambiado el método de enseñar desde el siglo XX al XXI?

En la educación el personaje del profesor pasó a ser más cercano a los alumnos, se pasó a interactuar entre todos, pero el método de enseñanza sigue siendo las asignaturas y los horarios rígidos e intocables.

Finlandia, considerado el país con el sistema educativo con más éxito, ya cambió las asignaturas por temas y proyectos. Se trata de enseñar a base de proyectos y temas, trabajando y combinando así diversos temas de forma que en el día a día sean útiles. Los alumnos trabajan con proyectos que luego son capaces de defender, de explicar y de utilizar en su día a día.

Los proyectos pueden realizarse a grupo, lo cual obtiene cooperación; es una actividad diferente a estudiar y escuchar, consiguiendo así motivación; se puede elegir el tema, investigar y argumentar, lo cual aporta interés por parte del alumno.

En los proyectos se ven integradas todas las disciplinas, es decir se hacen varios proyectos durante el curso, en los cuales se tratarán distintos temas donde se puedan trabajar con diversas disciplinas de forma que los conceptos imprescindibles se encuentren en cada uno de ellos, y el alumno trabaje sobre estos.

Preguntas que nos vienen a la cabeza cuando escuchamos este tema: ¿qué pasará con los exámenes? ¿con la evaluación? Simplemente los exámenes pierden peso, y se evaluará mucho más el esfuerzo, el interés, la cooperación entre compañeros y por supuesto que mejoren sus conocimientos. Así las notas no se basarán sol en un examen o varios, sino una evaluación continua del alumno durante el curso.

¿Cómo medirán el esfuerzo y la colaboración? Los profesores ya no se verán obligados a impartir clases durante las horas, podrán observar y analizar el trabajo que están realizando los alumnos. El maestro se convierte en un estimulador de aprendizajes y el punto de atención pasan a ser los alumnos, en vez del maestro.

Actualmente ya hay algunas escuelas que lo están intentando implementar. Cambiando así su forma de enseñar y educar, con el objetivo de conseguir un mayor interés por parte del alumno en los estudios y aumentar los conocimientos de estos.

Para terminar el post de hoy preguntaros ¿mejor asignaturas o proyectos? ¡Saldos desde la Academia!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *