8 cosas que no debes decir a tus hijos en época de exámenes

¡Los exámenes están a la vuelta de la esquina! Es normal que durante esta época del año, la tensión y los nervios estén más alterados de lo habitual (sobretodo para aquellos que se van a examinar). No es de extrañar que durante este período, sean muchos los padres que con la intención de animar a sus hijos acaben provocando una auténtica explosión en casa.

Desde la Academia de Enseñanza Libre sabemos que es difícil -por no decir imposible- encontrar una fórmula universal para evitar este tipo de altercados durante este período de nervios, ya que cada joven es un mundo. Lo que sí sabemos son algunos consejos sobre lo que NO debemos decirle a a un adolescente durante estas semanas de nervios y estrés:

1. No insistas: Es evidente que de entre todas las cosas que le digas a tu hijo, alguna le va a ofender. Debes entender que durante esta época los jóvenes están más susceptibles y alterados de lo normal, por lo que si en algún momento detectas que que tu hijo está de mal humor, simplemente, acéptalo. Hagas el comentario que hagas, se va a irritar, así que intenta esperar hasta que se calme para tratar de mantener una conversación.

2. No le restes importancia: Evita frases cómo «no te preocupes, sean cuales sean los resultados estaremos orgullosos de ti» o «para nosotros lo más importante es cómo seas tú como persona.» Y es que sea cual sea el objetivo de estas afirmaciones, debes aceptar que no van a funcionar. Lo que para ti es un mensaje alentador, para tu hijo se convertirá en un: «Relájate, que aquí no pasa nada.»

3. Olvídate de comparar: No hagas comparaciones con otros resultados académicos, especialmente los que tienen que ver con los hermanos o hermanas mayores. Lo peor que puedes hacer es comparar el rendimiento académico de tu hijo con el de sus hermanos «modélicos», sobretodo en aquellas asignaturas en las que tu hijo menor presenta alguna dificultad. A menos, claro está, de que quieras provocar un auténtico apocalipsis. Así que borra de tu lista: hermanos, primos y vecinos prodigio.

4. Deja de mirar todas esas pantallas: ¡Error! Estamos ante una nueva generación multi-funcional en la que los adolescentes no saben trabajar o estudiar a través de una sola pantalla. Así que aprovecha esta capacidad y trata de ayudarlo buscando artículos, vídeos y hasta aplicaciones que puedan ayudar a mejorar su rendimiento en los exámenes.

5. Alimentos para estimular el cerebro: ¿Realmente va a funcionar atiborrar a nuestros hijos con nueces, plátanos, pescado o zanahoria la noche anterior al examen? Al final, lo que cuenta son las horas de estudio y repaso que haya dedicado acompañado de una buena dosis de descanso la noche anterior.

6. «Hazlo lo mejor que puedas»: Típico mensaje de ánimo ideal si lo que quieres conseguir es cultivar una mina de inseguridades. Con este comentario no tan solo mostramos desilusión, sino que ya estás limitando las posibilidades de tu hijo, ya que probablemente estarás condicionando sus resultados académicos.

7. ¿Quieres que te ayude a estudiar? Crónica de una muerte anunciada. Aunque probablemente en un inicio os entendáis, lo que en un principio empezará con buenas intenciones puede acabar generando un desastre. ¿Qué hay de malo? Pensarás al principio. ¡Todo! Gritos, acusaciones y hasta pude que llantos.

8. «No me importa lo que saquen tus compañeros» ¡A quién no le habían dicho esa frase de pequeño! Y cuánto la odiábamos. Cada vez que estés a punto de decírselo a tu hijo, recuerda lo mucho que te molestaba que te lo dijeran a ti.

¡Y hasta aquí nuestros consejos de hoy! Ahora ya sabes que es lo que NO debes decirle a un adolescente en época de exámenes. ¡Saludos desde Canarias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *